domingo, 4 de diciembre de 2011

ALEGACIONES PRESENTADAS AL PARQUE TECNOLÓGICO DE MURRIETA (LAS CARRERAS)

AL SEÑOR-ALCALDE PRESIDENTE DEL AYUNTAMIENTO
DE ABANTO-ZIERBENA


Ante la publicación el 9 de noviembre de 2011 en el BOB del anuncio del Ayuntamiento de Abanto-Zierbena por el que se somete a información pública el Acuerdo de la Junta de Gobierno Local de la aprobación inicial del documento comprensivo del Plan Parcial del Sector Tecnológico SUAE-LC-, presentamos las siguientes alegaciones:

El territorio de Bizkaia, tras soportar siglos de actividad humana, se encuentra en el momento presente profundamente transformado, de tal forma que de su paisaje natural, únicamente se conservan pequeños retazos de bosques acantonados en las zonas montañosas más inaccesibles.

La campiña cantábrica es un paisaje en mosaico delimitado por hileras de seto vivo, en el cual bosquetes se engarzan entre prados de diente y siega y pequeñas huertas familiares. Este ecosistema es el resultado de un secular equilibrio entre la actividad agropecuaria del mundo rural vasco y el medio ambiente, y representa un magnífico ejemplo de explotación sostenible de los recursos y de preservación de nuestro acervo patrimonial, naturalístico, etnográfico y cultural.

Tanto en los setos vivos como en los retazos de bosque, se acantonan los últimos ejemplares de especies arbóreas y arbustivas de la flora autóctona del municipio. Estos enclaves son un reducto donde se cobija la reserva genética necesaria para abordar la regeneración del territorio. Su desaparición comprometería la futura restauración del medio natural.

La campiña cantábrica alberga una elevada riqueza natural, pues los rodales y el seto vivo guarecen a una variada fauna, que encuentra también en este hábitat la fuente de alimento. Su desaparición supondría una pérdida neta en la biodiversidad.

En el caso de Abanto-Zierbena, la alteración del paisaje ha sido más profunda que en el resto de la provincia. La intensidad de las explotaciones mineras ha sido de tal magnitud que sus huellas son visibles en buena parte del municipio, habiéndose llegado a alterar de forma sustancial hasta la línea de relieve.

En la actualidad, superponiéndose al paisaje minero, gran parte del territorio se encuentra ocupado por núcleos poblacionales, infraestructuras de comunicaciones, tendidos eléctricos y polígonos industriales.

El municipio, que no llega a 10.000 habitantes, es surcado por la línea de ferrocarril de Renfe Cercanías, por la carretera 634, la foral de El Casal a Zierbena, por la autovía A-8, y por la recientemente construida carretera de acceso al campo de golf de la Arboleda.

La actividad industrial supone, indefectiblemente, por muy “tecnológica y limpia” que sea, un incremento de los niveles de contaminación y una pérdida neta en salud medioambiental. Únicamente el transporte de vehículos, tanto el tráfico pesado como los coches particulares del personal y visitas, incrementan la contaminación atmosférica y acústica. En este caso supondría una sobrecarga más a la red viaria, ya de por sí muy saturada. Dentro de las medias correctoras, en el apartado de Movilidad sostenible se dice: “Se realizarán actuaciones para incrementar la accesibilidad peatonal o no motorizada, sin incrementar la movilidad motorizada. Se tendrá en cuenta la red viaria en el planeamiento, con el objetivo de prevenir impactos en el medioambiente urbano”. Creemos que esto en un polígono industrial va a resultar bastante difícil de cumplir.

Referido a los polígonos industriales, nuestro municipio cuenta con los del Campillo y Abra Industrial, lo que supone la mayor extensión de suelo ocupado en Bizkaia para este uso. El porcentaje de terreno municipal dedicado a polígonos industriales ya es más del aconsejable y este nuevo proyecto no hará más que agravar una situación ya de por sí muy crítica. Tenemos que añadir a todo esto el área ocupada por la refinería de Petronor, por su negativa incidencia sobre el medio ambiente. La zona de Murrieta se encuentra situada muy cerca de la citada refinería, por lo que sufre directamente el ruido, y la intensa contaminación lumínica y medio-ambiental en general, por lo que sería más acertado recalificar la zona como no urbanizable y de interés de parque arbóreo de protección especial Medio-Ambiental, con medidas correctoras para paliar en parte la excesiva contaminación de ruido, luminosidad, olores, etc., provinentes de la refinería de Petronor.

Los terrenos de Murrieta, donde está previsto la implantación del Parque Tecnológico, están ocupados por un ecosistema de campiña cantábrica, y es uno de los últimos reductos con valor paisajístico y naturalístico que sobreviven en Abanto-Zierbena. Su desaparición supondría un avance más hacia la degradación del entorno natural. Este proyecto desplaza la balanza del equilibrio, ya de una manera casi irreversible, hacia la absoluta artificialización del paisaje. Y esto no sería bueno ni para el municipio, ni para la ciudadanía.

El barrio de Murrieta es un corredor biológico que conecta el sistema montañoso Serantes-Punta Lucero-Montaño con el Barbadún y los montes de Muskiz. Enclaves estos donde se localizan interesantes endemismos de la flora de Euskadi y peculiares poblaciones faunísticas y florísticas de marcado carácter mediterráneo. El Parque Tecnológico provocará la fragmentación del territorio, hecho que conlleva la degradación de los ecosistemas naturales.

Dentro de las medidas correctoras se dice: “…se deberá de conservar y proteger la escorrentía existente, cabecera del arroyo La Bárcena, tal y como aparece dibujada en todos los planos.., así como: se deberá conservar la pequeña mancha de encinar – hábitat de interés comunitario (código 9340, Bosques de Quercus Ilex y Quercus rotundifolia) presente al sur del ámbito”. No solo se debe de conservar ese enclave, sino que toda la zona se debería de quedar como está, manteniéndose como un gran espacio verde muy cerca de la zona urbana del municipio.

Nos parece incomprensible que desde el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco no se haya dicho nada en cuanto a Impacto Ambiental de este Parque Tecnológico cuando anteriormente en referencia al Estudio de Impacto Ambiental realizado por Labein en el año 2005 para el Ayuntamiento de Abanto y Ciérvana, en el que respecto a una posible edificación de siete nuevas viviendas en el barrio de Murrieta, decía: “…la panorámica es de gran belleza, e integra perfectamente un ambiente rural de campiña, sin rupturas producidas por infraestructuras, edificios ni equipamientos de ningún tipo. Con lo cual, podemos valorar como de gran impacto paisajístico la presencia de dicho desarrollo edificatorio”. En el 2005 la edificación de siete viviendas era valorada como un atentado paisajístico, sin embargo ahora la construcción de un gran parque tecnológico parece que no supone ningún impacto ambiental.

La zona de San Pedro y de Murrieta, con sus explotaciones agropecuarias, constituye un paisaje evocador y representativo del mundo rural vasco y es uno de los pulmones verdes de Abanto-Zierbena, utilizado por numerosos vecinos y vecinas como lugar asueto en contacto con la naturaleza. El paisaje y la calidad visual de un territorio, también son bienes que hay que valorar y proteger.

En cuanto al barrio de San Pedro se aseguraba: “Este núcleo es de gran interés histórico… y cuenta con un área de prospección arqueológica apuntada…catalogada como bien histórico-artístico por el PGOU”. En cuanto a esto se debería de tener en cuenta la petición del la Asociación Cultural Museo Minero de Gallarta de declaración como Zona de Presunción Arqueológica de este ámbito (en las inmediaciones de los barrios de Murrieta, Revilla y San Pedro), justificando la necesidad de tal declaración en base a la posible existencia de trincheras que alberguen cientos de enterramientos, víctimas de la conocida Batalla de Somorrostro. En este sentido dentro de las medidas correctoras, protectoras y compensatorias contenidas en el Plan Parcial se dice en el apartado: Control para la conservación de elementos del patrimonio y restos arqueológicos: En el supuesto de que al efectuarse movimientos de tierra se detecten materiales o yacimientos desconocidos, habrá que actuar de acuerdo a lo estipulado en el Artículo 48 de la Ley de Patrimonio Cultural Vasco. A pesar de lo que se dice en este apartado, creemos que si se empiezan las obras ya será difícil pararlas y el daño estará hecho, no solo habremos perdido un gran patrimonio natural en nuestro municipio sino que además se habrá destruido parte de nuestra historia.

A pesar de las medidas correctoras, protectoras y compensatorias contenidas en este Plan Parcial del sector SUI-LC-01, para nuestro grupo no deja de ser un polígono industrial más y creemos que desde la corporación municipal, respecto a la planificación de usos del territorio, se debería de tener una visión más equilibrada entre las diferentes opciones posibles, y sobre todo apostar de una forma clara y efectiva, por un modelo de desarrollo sostenible, cuyo objetivo último sea lograr, en última instancia, el bienestar de los vecinos y de las vecinas y la mejora de la calidad ambiental.


Con esta aprobación del Plan Parcial se está dando paso a la construcción de un nuevo polígono industrial: “El parque Tecnológico de Murrieta”. Ante este nuevo proyecto la Asociación Ecologista Meatzaldea Bizirik, como grupo social que viene desarrollando de forma ininterrumpida y constante su labor en favor del Medio Ambiente y el bienestar de la ciudadanía de la zona, manifiesta su más profundo rechazo.


Por todo lo anterior solicitamos que no se apruebe definitivamente el Plan Parcial del Sector Tecnológico SUAE-LC-01 y se deseche la construcción del Parque Tecnológico de Murrieta en el municipio de Abanto-Zierbena.